sábado, 4 de noviembre de 2017

YETI TRAIL 2017, Gran carrera.. pero sin Yeti...

Este sábado tocaba disfrutar por tierras Murcianas, por Sierra Espuña, una carrera a la cual le tenía el ojo hace dos años ya que después del accidente en dicha carrera mi moral me decía que tenía que ir. La Yeti Trail run en la modalidad de Maratón. La prueba recorre unos parajes preciosos de Sierra Espuña, Murcia, con salida en el área recreativa de la Perdiz, y llegada en una pedanía llamada casas nuevas. Llegando con tiempo a casas nuevas para tomar el dorsal era raro en mí que los nervios no se apoderaban y eso me hacía dudar, es posible que la veteranía hiciera que estuviese mas tranquilo pero bueno .. La temperatura era fresca pero buena, unos 12 grados que para correr está muy bien dado a que este veroño que no se vá jjjj. La previsión era de nieblas en zonas altas de Montaña pero yo precavido me meto el cortavientos y la manta térmica para prevenir, no ocupa lugar y quien sabe lo que puede ocurrir por allí arriba. Salí con riñonera con un litro de capacidad y un buff para el cuello que más los manguitos no harían falta. A las 9:30 tuvo lugar la salida, con el olor a pólvora que me encanta. La salida no fue a full, tomando posiciones cómodas. Tardamos escasos minutos en adentrarnos en un bosque frondoso con sendas y unos toboganes que te hacían disfrutar pero había que reservar fuerzas para lo que en unas horas venía. Una maravilla de bosque que tiene esta sierra, no me dejaba de asombrar, senderos muy bien conservados. Salí a mi bola, mi objetivo era terminar y a ser posible disfrutar y dar el callo en el momento adecuado. Tras recorrer unos minutos empieza una subida en zig, zag, que la tomo a buen ritmo que una vez llegar a lo alto llaneas y cuesta abajo para volver a subir.... Hay unas vistas impresionantes hacia Aledo y de todo el valle de un lado. Desde allí empieza una buena bajada que mi instinto era frenar ya que aún me quedaba carrera y tranquilo.. que ya habrá tiempo de correr.... Comienzo una buena subida,  hacia el Morrón de Espuña el cual bordeo por los pozos de nieve, una pista corredera que al tener las piernas algo finas la estaba tomando muy cómoda. Y pensar que dos semanas atrás en la botamarges no podia ni ponerme de pie, pensaba que aquí aún no estaría recuperado. El cuerpo es sabio, hay que escucharlo y yo lo hago cada vez más. Yo sigo a mi paso , reservando pero cómodo, de unos 150 corredores aproximadamente estaría yo en mitad de la tabla, con lo cual en las subidas era yo el que le tocaba adelantar. Llego a un collado empieza una buena bajada que siguiendo una canaleta con unos cortados de pared que me impresionaron dada a la caída vertical, amigos¡¡¡¡ pa verse matao...  Una zona de estrechos verticales, pedreras donde no se podía andar pero correr sii jj . Es una zona de estrechos senderos y con bastante pendiente, cosa que nos hace ir pendiente de no caer. Comienza la última gran ascensión, una densa niebla nos envuelve, alucinante¡¡¡ piedra mojada, resbala mucho. Llego a la conocida senda del caracol, disfrutando de las vistas de las paredes de Leiva, preciosa zona de escalada...
Amanece en la yeti..

 LLego al Morron chico ( 1444m.), al cual hay que subir a su vértice y conmemorar la cumbre. En la bajada me encuentro a juandedios, duro corredor y buena persona al que le animo a seguir disfrutando ya que yo estaba pensando en esa merecida cerveza pero no antes de acabar km que me quedaban. Voy medio escalando por piedras de gran tamaño, a veces uno piensa de donde sacar las fuerzas, pero sin mas se sacan sin darse uno cuenta de nada. Llego hasta las ruinas del Morrón donde hay un control de paso donde me hacen una preciosa foto para inmortalizar mi paso por esta sierra tan especial como es Sierra Espuña. Vuelvo a bajar, esta última subida ha sido de casi 800 m+ en apenas 5 kilómetros en los cuales tardo casi una hora, a tope¡¡¡ Ahora si que toca bajar, total rompepiernas, desde el collado blanco hacia una pequeña aldea donde tomando un barranco poco a poco bajabas de la nada y tomando unos huertos a mi derecha tan solo me quedaban de carrera 10 km. Cada dos horas un gel biofrutal natural y ecólógico hacía de mi una persona diferente, una carga de energía al cuerpo que afrontaba las últimas subidas por pista y los últimos kilómetros sin darme cuenta. Desde el Collado blanco todo hacia abajo por una bonita senda que enlazando por un tramo de pista que se me hizo interminable dado que prácticamente era para arriba. Avituallamiento.. recupero voy solo, una sensación algo rara, decido hablar y tomando la pista ahora hacia abajo voy recuperando posiciones y sobretodo sensaciones ya que las piernas se empiezan a notar. Menos de 5 km. a meta, y nada de 40 de carrera, mi gps me marca ya los 40 y no me cuadra nada la meta cada vez más lejos . Sigo bajando y para el colmo senda técnica y nada transitable , que no me vendan la moto¡¡¡ imposible correr solo andar y con mucho cuidado. Ahora siii veo la meta, mejor dicho la escucho, oigo el griterío último avituallamiento donde lo paso sin parar , otra senda acojonante, llena de restos de poda y piedras en punta donde flipo en colores¡¡ Por fin veo el pueblo donde cruzando un huerto de almendros toco asfaldo y mis hijas que allí estaban impaciente a que yo llegara me indican que la meta a escasos metros, escalones hacia abajo y allí ¡¡ allí estaba la meta¡¡ finisher y otra que no me la cuentan¡¡¡¡ 91 en la general, satisfecho para lo que llevo de temporada. Después de la carrera llega la calma, cervecita con amigos.. mi familia.. un buen plato de arroz bien calentito .. En cuanto a la carrera muy recomendable, sobretodo por el paraje tan espectacular que se recorre, y decir que la organización se ha portado muy bien, los avituallamientos a mi parecer algo flojos de comida sólida, faltaron sandwiches de nocilla¡¡¡ estuvieron correctos... los voluntarios magníficos.. enhorabuena a todos y en general a Ángel estupenda persona a la que le debo mucho, aunque la botella de vino no fue suficiente...


Saludos a todos y hasta pronto amigos¡¡
saludos¡¡
Control de paso..



Leiva, zona de escalada..

miércoles, 11 de octubre de 2017

IX BOTAMARGES 2017 Pa verse matao........

No se que pensar... algo le habré hecho yo a Forna y su Botamarges, aunque no creo que fuera en esta vida, ya que la mala racha en esta carrera se sigue sucediendo...., 2014 tras una caída y pájara decido abandonar, mas tarde el año siguiente cabezón por mi parte vuelvo a repetir volví y la termine en 2015, aunque de nuevo pasando algunos apuros por el calor, el tío del mazo me hace una visita, je je je fui finisher pero de mala manera, pero en 2017 repito y pintaba peor.....  La carrera era el 7 de octubre y llevaba toda la semana liado y a la vez intentando descansar para estar a tope y no defraudar ya que buena trayectoria tengo este año que por una tontería se fuera todo al carajo. Así que el viernes por la tarde me voy a forna acompañado de mi amigo Jesús que debutaba en esta modalidad y probaba suerte en Botamarges. Bien temprano y tomando el dorsal relajados nos vamos a Pego que allí en un humilde hostal decidimos hacer noche para luego no darnos la paliza de madrugar e ir con horas dormidas.. Todo sin problemas, llegamos bien a forna, desayunados con los nervios a flor de piel, el ambiente era espectacular, la noche era perfecta, hay que recordar que hasta el primer avituallamiento en Villalonga se corre con frontal, hasta aquí de momento todo bien buenas sensaciones , las piernas se estaban portando de maravilla así que tras correr por los túneles del Sérpis y subir hasta la conocida "Casa Tarzán" donde estaba el siguiente avituallamiento decidí hablar con el médico de la carrera ya que notaba algún pinchazo en la cadera y a la vez algo mareado, la cuesta hasta este punto me costó subirla lo que no está escrito. El pinzamiénto seguía teniéndolo, muchos corredores pasando, preguntando por mi estado, yo desesperado y sin llegar a creérmelo, estaba al borde de abandono. Tiré de fuerza y valor y decido seguir adelante, sabía lo que me esperaba y lo que me quedaba pero no quería renunciar tan pronto, ni pasármelo por la cabeza...Gustavo esta es de esas carreras de echar casta y galones y tirar para adelante , y os lo prometo que fue así. Justo aquí me alcanzan amigos de fatigas de varios club, nada de foticos de rigor, no estaba para tirar petardos tocaba seguir subiendo hasta lo alto de la Safor. Aquí en este tramo y cuanto estás ya arriba en el nevero todavía te hacen subir un poco más, no voy bien y eso que he subido como una moto para no ir descolgado de la carrera y poder al menos entrar en el tiempo de corte para no ser descalificado pero cada paso era un calvario y de pronto Zassss¡¡¡¡ porrazo  veía las estrellas y lo intentaba disimular.
Cada zancada veía la estrella polar...

Nevero
 Menos mal que enseguida empieza la bajada y poder recuperarme como así sucede, voy pasando por pueblecillos que ahora no recuerdo pero las sendas eran para mi interminables, torpe todo el camino mi pisada no era buena lo mejor era ir trotando y mirando donde poner el pie para evitar una desgracia. Esta nublado no hace frío, y no estaba disfrutando de nada del recorrido, se que voy de los últimos pero pasando el corte de horario de carrera para mi me bastaba. No valía la pena seguir así en mi estado, así que decido que en el próximo avituallamiento lo voy a dejar llego hasta el km 51 y los voluntarios me intentan animar, vamos¡¡¡ que no queda mucho¡¡ pero no, me dolía hasta las pestañas, cojo y magullado tomo una coca cola y me siento... desanimado pero victorioso de haber participado y orgulloso de mi de llegar hasta aquí en un estado no muy bueno y además de tomar otro año más la salida y eso es de tener cojones. a esto les digo, gracias por los ánimos pero si hay algo que tengo claro con mis 47 años y carreras a cuestas es que hoy no estoy bien pero no es mi cabeza sino mi cuerpo. Quedan todavía 20 km.... y eso es demasiado para como voy. Así que les entregué el chip, volví a maldecir mi mala suerte y volví a meta en ambulancia como un señor¡¡¡ El médico de carrera me dijo que tenía el nervio ciático cruzado además magulladuras en la rodilla y codo, y no se podía imaginar de como pude lograr hacer los 51 km. Tras el diagnóstico, me reconfortó saber que demasiado hice y volver a pensar que Forna me debe una y tendré que volver para cobrarme.... Pero ahora debo de pensar que en tres semanas estoy en el Maratón de la Yeti trail, otra espina clavada que me tengo que quitar, osea que toca curar heridas fisio descansar  y poder estar de nuevo en la línea de salida de Casas Nuevas¡¡¡¡ pero eso será otra historia que tendré que contar.... Botamarges trail, quizás la mejor carrera de la comunidad valenciana por su organización y su recorrido vale la pena volver a disputarla.. enhorabuena a todos vosotros , de mí para vosotros un saludo¡¡¡¡¡
La Cruz del calvario..
Cartel de la carrera

Salida,,
Anochece en Forna

Amunt Botamarges¡¡¡


Cima de la Safor...


domingo, 1 de octubre de 2017

PADRE, DEPORTISTA Y TRABAJADOR A PARTIR DE LOS 40.......

El deseo de ser padre lo he tenido desde hace mucho tiempo, creo que empecé a sentir el instinto cuando me fui acercando a los treinta. Pero entonces mis prioridades eran otras: las Montañas, Pirineos, viajar y conseguir coronar todos los tresmiles que hay allá en los Pirineos. En un momento de mi vida ese instinto casi se me fue de las manos, casi pudo con mi proyecto de vida; en aquel momento y después de una pelea interna conmigo mismo, las cosas cambiaron, mi trabajo y diferentes cosas que la verdad no me apetecen de recordar. Me hice fuerte y elegí lo que me apasionaba  y por supuesto no me arrepiento de nada. Una vez terminado mi objetivo volví a sentir ese instinto , o quizás no lo había perdido, ni pensaba en ello, pero si dejé que corriera. Por supuesto la cosa no era tan fácil; ya había pasado la barrera de los 30 y las posibilidades eran pocas. Seguía con la cabeza algo trasteada por así decirlo, entonces conocí al amor de mi vida y ella fue entonces la persona que me dio las ganas de seguir con esta pasión, las Montañas, la Naturaleza y todo lo que rodea. De repente sin darme cuenta me meto en los 40, sintiéndome joven, con muchas ganas con mucha más experiencia, ganas de transmitir toda mi pasión a mi mujer, a mis dos hijas. Y entonces pienso.............. ¿Por qué no correr? es otra forma de sentir las Montañas, he incluso de tenerlas más en contacto conmigo. Entonces te vuelves a preguntar...  ¿Habré perdido el tiempo? ¿Tenía que haber dejado a un lado mi pasión, mi profesión? Hubo quien durante esos momentos de comida de coco tuvo el valor de llamarme egoísta, de decirme que estaba loco ¡¡hasta me preguntaban por qué no había tenido familia antes, por qué no me sacaba el carnet de conducir!!  Jaaa jaaa jaaa,  todas esas cosas no las veía prioritarias, con lo cual ni caso hacía . Hoy en día tengo un trabajo estable y seguro, además de lo que me gusta, tengo una familia estupenda y una mujer y dos hijas maravillosas, todo un lujo que hay que conservar y me siento feliz por ello.                                                                                                                                                                                                                                                                              Y frente a esas dudas, me permito y además quiero compartir unos consejos con todos vosotros...                                                                                                                                                                           1. Pelead por vuestros sueños. Daos la oportunidad de alcanzar eso que tanto soñáis. 2. No os dejéis influenciar por nadie ni por nada. 3. Pensad y preparad el futuro teniendo en cuenta que nuestras posibilidades van disminuyendo a medida que pasa el tiempo. 4. Valorad las cosas,....                                                                                                                                                                                                                                                          Ahora cuando paseo con mi pareja y mis hijas me acuerdo de aquellas frases que me decían "vas a ser viejo cuando tengas hijos" o "¡¡te casaste y la cagaste!!", me dí cuenta que no tenían ningún sentido. Ahora me encuentro más fuerte que nunca, con mucha más experiencia, con más ganas de vivir. Estoy pensando en todo lo que he conseguido y he hecho hasta ahora y en todo lo que podré hacer en el futuro.  Amigos ¡¡ tenía ganas de expresar  lo que siento!! y éste ha sido el momento. Vive, deja vivir, disfruta y ¡¡¡¡nos vemos en la Montaña!!!! Un gran abrazo.


                                                                                                                                                             

lunes, 21 de agosto de 2017

Travesía Sierra Nevada Agosto 2017, a tiro de Piedra.....

El Pico del Veleta es quizás una de las cumbres más emblemática de nuestra geografía con sus 3395 mts de altitud se convierte en el cuarto más alto de nuestro pais. Pues mi objetivo no era ese esta vez, era simplemente hacer Picos de más de 3000 mts he intentar no bajar de esa altitud en muy pocos días. hace unos años ya hice la integral de sierra nevada pero esta vez no quería que fuera así. Sierra Nevada con sus formaciones que desde la era terciaria han ido modelando un paisaje espectacular, vertiginosos tajos perfilan su cara norte, y en esta época del año tenía claro que iba a encontrarme mucho relieve y un paisaje volcánico que me iba sin duda alguna a sorprenderme. Mi idea era pernoctar en vivac, que aún iba a ponerse mas emocionante esta travesía pero tenía la incertidumbre de que podrían formarse algunas tormentas pero que sobre la marcha se vería, tres refugios tendría en mi camino, con lo cual en caso de mal tiempo tendría donde resguardarme. Pues si, no era ni las 5 de la Mañana y ya tenía los ojos como platos, me esperaban unos días intensos, llenos de emoción. toca madrugar y lanzarse a la carretera en dirección Pradollano donde allí se quedaría el coche unos días a la espera de volver. Mochila a la espalda y comienzo a subir y a subir desde la estación de esquí de Pradollano en
dirección al veleta, mi primer objetivo. Tomo la pista a la izquierda en dirección al veleta,  entre hoy y mañana veo a la gente que no he visto en toda la semana, bicicletas y andando en todas las direcciones, como se nota que es festivo, unos en bus, y muchos en telesilla, veo que allí andar lo que es andar lo hacen cuatro gatos , los ciclistas si que se pegan unas palizas, a muchos los saludo y poco a poco sin darme cuenta voy tomando altura . La mayor parte de los recorridos de Sierra Nevada son largos y tendidos con senderos bastante limpios eso hablando en época de verano claro¡¡ con la bici es un medio ideal para adentrarse en ente paisaje tan precioso como emblemático. La pista llega al refugio de la Carihuela a 3200 metros de altitud donde pensaba hacer mi primera parada antes de proseguir. hoy la idea es superar mas o menos los 1450 metros de desnivel en apenas 18 kilómetros. Desde aquí sigo la carretera que recorre la base del veleta, y me llevará hasta el collado de la carihuela. Encuentro una bifurcación, y tomo el de la derecha que me llevaría al collado. Una vez allí decido tomar un descanso y admirar el paisaje, espectacular lo visto desde allí. Decido seguir la marcha y tomando una pista observo que ya no quedan restos de los neveros, es una pena, y creo que es normal ya que este verano está siendo bastante caluroso.. Una vez en el collado puedo ver mi objetivo , el Mulhacén , puedo acortar el trazado de la pista si tomo el dominado paso de los guías que consiste en un pequeño tramo de unos 15 metros en una estrecha repisa equipado con una cadena que me ayudaría a pasar. El paso presenta un poco de dificultad pero merece la pena hacerlo. Poca agua queda en las lagunas, pero es lo que hay, eso no quita el encanto de la travesía. Veo a la derecha el Cerro de los Machos, detrás despunta la cumbre del veleta. Llevo varias horas caminando, no bajo de altitud, estoy bastante aclimatado, pensaba que lo tendría algo complicado esto pero la altura parece que me sienta bien , digo.... bastante bien. Sigo mi camino , desde los crestones del río seco, frente a mi, loma pelada y detrás la loma del Mulhacén. Llego a pie de la Loma Pelada. En este punto me sale una vereda a la izquierda que me permite evitar el gran rodeo que se da por el refugio Villa Vientos, y es posible acortar un poco el camino hacia la Caldera, además quería poner mas emoción a la ruta y decido subir por la loma para hacer algo mas de desnivel. Una vez arriba, se toma una senda algo empinada con unos relieves fabulosos que llegan justo al refugio, miro la hora y voy de tiempo sobrado, unas 4 horas de ruta, que pasada me puedo hasta relajar..... Al otro lado de la Loma Pela, doy vista al barranco del Poqueira, donde se ubica el estupendo refugio de Poqueira. Después de un descenso espectacular llego a la laguna de la caldera, y la encuentro tal como la había pensado, limpia y especial para pasar una noche de ensueño. Decido descansar, pienso que subir al Mulhacén sería demasiado, pienso que quedándome en la caldera sería otro rollo, otra forma de disfrutar, teniendo tiempo para lo que sea, con lo cual tomo esa decisión y me quedo sin subir el coloso ya que sería la quinta vez que lo haga, con lo cual me estaba dando igual. El pequeño rato que estaba allí, empiezan a venir Montañeros, algunos conocidos , unos deciden quedarse, otros no y empiezo a tener incertidumbre de si tendría hueco para dormir o no, tenía otra opción y era hacer un vivac en la laguna y que creo que estaría bastante bien y que seguro que algún ronquido me quitaría. Pasan las horas, empieza atardecer, aún queda luz, y decido ir a por agua y darme un  paseo, valió la pena amigos¡¡¡ Naturaleza en estado puro, un silencio .... y mis amigas las cabras montesas en todo daban su compañía. Siguiendo unos mojones desde lo alto observo un pequeño riachuelo que me sirve que cerca estaba el nacimiento y que me serviría llenar agua potable libre de microbios y evitaría posibles molestias estomacales, osea.. una profunda cagalera ¡¡¡

cabra Montes
foto recuerdo..
 Llega la noche, decido dormir dentro del refugio, fue una equivocación, que noche tan mala, ronquidos por un lado, que manera de roncar¡¡¡¡¡ otros rebuscando en sus mochilas, era un sin fin de hacer ruido, decido salir fuera y fue increíble, valió la pena , un cielo estrellado me esperaba ... la noche no fue tan fresca que al menos tres horas pude dormir. He dormido a unos 3100 metros de altura, pensaba que tendría dolor de cabeza o algún malestar al levantarme pero no fue  así, molestias cero. Me despido de la peña que se empieza a levantar y comienzo la ruta, segundo día y con mas ganas que el primero, hoy tocaba crestas¡¡¡ El cielo se va cubriendo por una nube oscura amenazante pero no se decide a descargar. el sol ya empieza a dar bien en mi cogote, decido tomar de vuelta la pista que conduce al principio de la loma pela, es un pequeño y entretenido paseo que me sirve para reflexionar y disfrutar del paisaje. A lo lejos un corredor de trail entrenando, que llegando a mi altura veo que es el gran Juanjo larrotcha todo un crack, al que le saludo y le doy mi apoyo por esa UTMB que se va a comer en pocos días. Paisaje abierto y grandioso era lo que veía, con lagunitas en cada corral y su correspondiente nevero y de nuevo una pequeña subidita, falsos llanos lo llamaba yo¡¡ y una senda montañera para bordear el puntal de la caldera. Ya con el sol alto, y procurando no salirme del camino, ya de regreso, caminando .. caminando a la base del veleta. y a seguir bajando, y bajando, que era una desesperación, que la altitud que me daba en todo momento el gps apenas se movía de los tresmil y que no se acababan los tresmil, era todo un subir y bajar, lo que yo quería jaaa, jaaaa,ja,,. Así que una vez en el refugio de la Carihuela decido coronar el veleta, con lo puesto, sin bastones y con solo una botella de isotónica en la mano y con cámara de fotos decido tirar riendas y para arriba. En menos de una hora estaba en la cima, bestial¡¡¡¡ que vistas¡¡¡ sobre mi cabeza pareja de buitres leonados sobrevuelan sin cesar, esperaban carne fresca ..... Por supuesto, la primera vez que me asomé al veleta era casi imposible que mi vista no fuera arrastrada al vecino Mulhacén donde se sitúa además el techo de la península ibérica. La vuelta?? opté por hacerla por la senda del kilómetro vertical combinándola con sendas bajadas pasando por borreguiles, ¡ ojo¡¡ poca agua en las alturas, depende de la época del año, yo personalmente me llevé 3 litros en mi mochila y alguna pastilla potalizadora por si acaso... bueno puesss una vez abajo pues la cervecillas de rigor y pensar en la siguiente. Ahora si me despido de nuevo de todas y de todos vosotros deseándoos un feliz verano y como siempre eso será otra historia que contar, salud y nos vemos en las Montañas¡¡


Cresteando..

Como una cabra mass

Mojón..

Vista panorámica desde el veleta..

Promesas en lo alto de la península...




Autoselfie..

Wanted......

Mar de Nubes

y con ello llegó la fiesta...

martes, 18 de julio de 2017

MARATÓN ULTRA SIERRA NEVADA 2017, The Walking Dead........

Y por fin me siento aquí a contaros como lo he vivido. Después de tantos entrenamientos, tantos días cansado por el trabajo y tener que buscar hueco para salir a correr, tantos entrenos a unas horas del día donde el calor y la humedad se apoderaban de mi cada día. Hoy por fin aquí estoy, con una medalla que dice que he terminado, que todo a salido a la perfección, que he sido y lo puedo contar finisher en un carrera con mucho prestigio y que se le añade a la dureza del relieve, la Ultra de Sierra Nevada. Lo he conseguido, he luchado en cada kilómetro incluso he pasado de casi llorar a pasármelo en grande disfrutando por todas esas sierras. En una carrera así se viven etapas diferentes, hubieron tramos que corría con una sonrisa en la cara, las bajadas unas las disfrutaba, y otras eran un tremendo calvario. Hice tramos en soledad, aún recuerdo las vistas desde allá arriba eran impresionantes. Nunca se debe de subestimar a la Montaña porque aunque parezca callada cuando habla te enseña lo que tiene guardado. hay que tenerle respeto. La semana empezaba bien hasta que en las noticias se decía que se aproximaba una ola de calor, empecé a tener algo de respeto a la carrera ya que iba hacer la ultra en unas condiciones extremas y añadiendo temperaturas de 43 grados, con lo cual ni lo pensé dos veces y logré cambiar de modalidad y gracias a la organización pude correr la Maratón, aún así había que tener respeto, mi salud era lo primero. Me presento el viernes en granada con la familia al completo, con una reserva de un apartamento justo en línea de meta, en Pradollano donde a la vez  se pasó un fin de semana al completo y de lujo. Una vez en Granada y tomando el dorsal y junto la bolsa del corredor, el calor de la calle me tirada de espaldas, 42 grados a la sombra alucinaba, empezaron los nervios, empezaba a dudar.... Una vez hospedados y relajados, el ambiente en Pradollano era muy tranquilo, se esperaba bastante publico para el sábado y domingo, la temperatura dada la altitud no era elevada y se podía respirar, pero yo seguía con mas nervios hasta que llegó la noche y en unas horas estaría en línea de salida. 6 a.m. me levanto tranquilamente ya que a las 7 tomaba un autobús que me llevaba a Quéntar donde estaba ubicada la salida, y allí , ya preparado, las sensaciones eran de correr con cabeza, no había nervios, parece ser que me los dejé allí arriba en la Montaña. Trabucazo y salida amigos , todo era cuesta abajo unos 500 metros de asfalto, tomaba posiciones, estaba a gusto, dos litros de agua en total que me servía hasta el primer avituallamiento. Giro a la izquierda y por un camino polvoriento entre alguna sombra se podía correr en condiciones.

 Empieza la primera subida , camino senda que poco a poco se iba tomando altura y casi llegando al primer avituallamiento. En tan pocos kilómetros observo que corredores ya cansados casi ni llegaban al primer avituallamiento, nos juntábamos de todas las modalidades ultra... trail... Maratón.. casi ni llegábamos con agua al primer punto, km. 11 avituallamiento, desencajados, y solo eran 11 kilómetros, faltaba la necesidad de beber, hidratarse, a eso que yo a lo mío, tomo algo de fruta, tengo hambre buena señal.. me hidrato, me refresco en unos grifos y para adelante ya que llevo unas dos horas de carrera y volver a subir. Empieza el calor, 38 grados muy secos y son las 11 de la mañana, subir y subir, tomamos un cortafuegos de casi un 35 de pendiente, todos a su ritmo, nadie habla, las subidas son lo mío lo reconozco, giro a la izquierdo tomando una senda y nos lleva a lo alto del calar donde las vistas eran impresionantes, empezamos a crestear me noto bien, aunque la sensación de sed no se me quitaba, y a ello que pienso y no dejo de trotar, para mí la carrera empieza ahora. Puede parecer raro, pero me encontré mejor de lo que esperaba y me sorprendió correr a un ritmo decente pero pensé que lo mejor era guardarme un cartucho en la recámara por si acaso.
 Volviendo a la carrera, después de una continua bajada de casi 6 kilómetros, llego a buena hora al siguiente avituallamiento, el de Guéjar Sierra, allí estaba situado el punto estratégico, o llegas bien o te retiras, yo llegué acalorado, casi sin agua, solo el chorro de una manguera que por allí de paso había solo con eso llegaba el suplicio. No tenía nada de hambre solo beber y bebe, empezó a pasarme por la cabeza el abandono, pero que tonterías dices me dijo un corredor de al lado mientras se comía una buena tajada de sandia... sal tirando leches que estás muy fresco chaval¡¡¡¡ pues a ello que le hago caso, como fruta, bebo, y ya una vez preparado salgo a trote con tiempo de carrera, con buena hora, solo me quedaba la mitad de carrera, tan solo 22 kilómetros de casi todo subida...... Tan solo 3 o 4 kilómetros fuera del pueblo y casi a 2000 metros de altitud, empezaba mi calvario, la temida subida por el barranco de las vívoras, apenas sombra, con un calor de morirse y encima casi solo, era cuestión de hablarse a uno mismo y tirar hacia arriba . Iba metiendo la gorra de vez en cuando en los riachuelos que empezaba haber por allí, eso me refrescaba, dosificando al minuto trago a trago para que me durase hasta lo alto, casi 9 km. de subida. Mi ritmo iba subiendo, me notaba con calor, pero tiraba hacia arriba, salgo de una zona boscosa y la senda , lo poco que quedaba de ella era toda escarpada y sin sombra , a pleno sol, 41 grados y por el Monte, para flipar¡¡¡ creo que estamos hechos de otra materia.... Salgo de la sombra, me cruzo con dos socorristas, novedad para mi, me preguntan si voy bien y a eso les contesto.. noooo si los que van mal son los de abajo, jaaa jaaa llego a un pequeño claro, donde me parece que creo que se acaba y salgo al asfalto. Llego a un avituallamiento, solo había agua, a eso que no me quejo y bebo, 5 minutos me quedo allí, en la sombra, preciosa sombra¡¡¡ tan solo me esperaban 4 km. de asfalto y de subida hasta el avituallamiento llamado botánico, donde me esperaban unas suculentas tajadas de sandia y fruta fresca..... Me quemaban las plantas de los pies, el asfalto ardía, quemado por el sol, que hasta ahora sigo con secuelas, el típico moreno de albañil, y alguna rozadura sin importancia. Recuerdo un momento con especial emotividad, fue el punto en el que vi Pradollano después de tantos kilómetros llevados, fue el punto en el que pensé que lo había conseguido, tan solo me quedaban 10 kilómetros " esto está ya hecho" y vaya si me equivocaba, llegando al avituallamiento.. ufff con que ganas lo tomaba , pillé una silla y beber, que manera de beber, fruta, me lo ofrecían todo, muy amables les dije pero tengo que salir, esto a casi 4 km. de meta, un saludo  y tomando una pequeña senda fuera del asfalto, tomo una pequeña subida y al monte otre vez, troto ando, y sigo trotando, así llegando a  pradollano donde la gente te aplaudía , era un ambientazo, últimas escaleras, alfombra azul¡¡ que pasada que entrada, emocionante amigos¡¡¡¡¡ Ahora si me lo creía, En fin, la subida no fue dura, sino durísima, pero es curioso como después de sentarme al sol y comerme un sandwich de nocilla se ven las cosas de otro color, y al bajar iba casi cantando, sabiendo de que la meta estaba cerca y que la paliza había merecido la pena. lo mejor de la carrera fue el trofeo, y no hablo de la medalla que me pusieron al cuello, y demás cosillas de la organización,  sino de un helado que me comí en meta como si llevara años sin probar ninguno jjaaa jaaa... hasta en esas cosas son originales los granaínos¡¡ Y poco más que añadir, mi familia en meta  fue emocionante. Quería hacer un apunte de material. Durante toda la carrera estuve con las mismas zapatillas, unas sportiva Akasha, compradas este mismo año y con menos de 100 kilómetros de trastadas. Tengo que decir que son las mejores zapatillas de trail que he tenido nunca. Ni una ampolla,  ni uñas rotas, nada de nada. Muchas gracias a todos vosotros por todo el apoyo, @cristianmorenofisioterapia @biofrutal @Centroopticocapri, mi enhorabuena a todos ellos, mi familia que es lo principal, felicidades a toda la organización y sobretodo a los voluntarios, sin ellos no es posible todo este evento un saludo grande y nos vemos en la próxima...
la familia al completo

Pradollano





FINISHER

todo un recuerdo


Aún tenía ganas de fiesta..


con un campeón..




inmortalizando el momento..

YETI TRAIL 2017, Gran carrera.. pero sin Yeti...

Este sábado tocaba disfrutar por tierras Murcianas, por Sierra Espuña, una carrera a la cual le tenía el ojo hace dos años ya que después de...